Qué hacer cuando tienes compañeros tóxicos en el trabajo

Las personas tóxicas se comportan de manera inapropiada y pueden causar desacuerdos, pleitos y peleas. Establecer límites y hablar con honestidad con ellos son algunas de las medidas a tomar.

Trabajar con compañeros tóxicos puede ser una experiencia estresante y difícil. Las personas tóxicas en el trabajo suelen tener comportamientos inapropiados hacia otros y pueden causar desacuerdos, pleitos y peleas. En muchas ocasiones generan negatividad en el ambiente, lo que hace que disminuya el rendimiento y la productividad. Además, interfieren en los objetivos y metas de la empresa y consiguen bajar la moral del equipo.

Aunque muchas veces los protagonistas no son conscientes de lo que provocan en el resto del equipo, es necesario prestar atención al problema. Si la situación no se ataja a tiempo, puede acabar siendo imposible de manejar.

Cómo reconocer a un compañero tóxico

Es importante llevar a cabo un cambio inmediato cuando empieza a existir una persona tóxica en el lugar de trabajo. Los compañeros tóxicos no son complicados de identificar, ya que actúan de una manera fácilmente reconocible:

  1. Abusan verbalmente del equipo.
  2. Chismorrean entre los compañeros.
  3. Tratan de jugar a dos bandas.
  4. Minan la moral del equipo.
  5. Quieren controlar todo y a todos.
  6. Son desconsiderados.
  7. Desconfían de la gente.
  8. Promueven la competencia.
  9. Exageran los errores ajenos.
  10. Quitan energía.
  11. Perfil de los compañeros tóxicos

Suelen ser, por lo general, personas inseguras con un bajo nivel de confianza en sí mismas. Esta inseguridad los lleva a desconfiar, interesarse en actos deshonestos o tratar de manipular en lugar de buscar un acuerdo. En muchas ocasiones, esta actitud puede provocar un comportamiento tóxico hacia los demás.

Los compañeros tóxicos muchas veces creen que lo saben todo mejor que los demás o que trabajan mejor que el resto. Sin embargo, esta clase de personas suele tener una experiencia limitada y tiende a imponer su autoridad en una situación de trabajo.

Además, suelen ser personas que viven con sentimientos como celos o resentimientos hacia los demás. Estas emociones son normalmente el resultado de la inseguridad y tienen un impacto negativo en la forma en que se comportan con sus compañeros de trabajo.

Consejos para lidiar con compañeros tóxicos

Es importante lidiar con la situación lo más rápido posible y abordar el comportamiento tóxico, antes de que la situación se vuelva incontrolable. Algunos consejos útiles sobre cómo manejar los compañeros tóxicos en un lugar de trabajo son:

Seleccionar las batallas. Cuando alguien es un compañero tóxico, es mejor mantener una distancia, ya que estar cerca sólo aumentará la presión. Se recomienda sentarse en un lugar aislado o mantenerse alejado. Cuando los demás empiezan a desviar su atención hacia esa persona, hay que intentar no involucrarse y evitar la confrontación.

Establecer límites profesionales. De esta manera, la persona tóxica no puede transgredir la moral de la empresa al comportarse de manera inapropiada. Esto significa que hay que establecer reglas sobre el lenguaje y la conducta apropiada, así como sobre los tipos de comentarios que se permiten en el lugar de trabajo. Una vez que se establezcan las reglas, deben ser respetadas.

Marcar límites personales.  Hay que poner límites definidos para no permitir que el comportamiento tóxico se extienda a la vida personal. No se debe permitir que esta persona limite los proyectos y decisiones de uno mismo. Si quiere imponer sus propias opiniones, no hay que dejarse manipular. Es decir, hay que estar preparado para convivir con el colega tóxico, pero no dejarle que interrumpa tu trabajo.

Hablar con honestidad. Es bueno abordar el problema con él o ella. Esto no significa acusar o culpabilizar a la otra persona. Lo que se debe hacer es ser honesto y abierto y explicar lo que se está experimentando. Si el compañero tóxico es consciente de su comportamiento, seguramente tomará en cuenta la decisión de todos los involucrados y mejorará su actitud y comportamiento.

No pensar demasiado en ello. Si bien es importante ser consciente de la situación, no hay que permitir que este pensamiento ocupe demasiado tiempo. De lo contrario, es posible que aparezca la angustia, la infelicidad y la falta de energía. En lugar de esto, es bueno buscar apoyo y refuerzo en los compañeros que sean empáticos, comprensivos y con los que se pueda contar.

Los compañeros tóxicos pueden ser una gran carga en cualquier equipo de trabajo. Esto afecta la eficiencia, la productividad del trabajo y la moral de equipo. Sin embargo, es fundamental recordar que no hay que culpar a la persona que se comporta de manera tóxica, sino tomar algunas medidas. Así, para reconocer los comportamientos tóxicos y tratar de mejorarlos es bueno establecer límites profesionales y hablar con honestidad. Si todos los que trabajan juntos pueden llevarse bien entre ellos, podrían lograr mejores resultados que si estuviesen operando como un equipo tóxico.

Si tienes algún compañero tóxico en el trabajo que te saca de quicio y no sabes cómo gestionarlo, sería bueno que acudieras a un profesional para qué te ayudará.

Compartir con:

Entérate de la últimas novedades

Hipotiroidismo: Reglas de Oro para la Levotiroxina

La levotiroxina es el principal medicamento indicado a nivel mundial para el tratamiento

¿Qué es la Epoc o Bronquitis crónica?

La EPOC o bronquitis crónica, se define como una enfermedad respiratoria caracterizada por…

Cinco mitos acerca de la fiebre infantil contada por una pediatra

Estos son los cinco mitos sobre la fiebre infantil que una pediatra escucha

Por qué el miedo es el peor enemigo de un parto fácil y cómo hacerle frente

Si durante el parto no te sientes relajada, la adrenalina puede tomar las

Beneficio del brócoli para la salud intestinal, un súper alimento imprescindible en tu dieta

¿Sabías que el consumo de brócoli fortalece la salud intestinal? Esto refuerza su